viernes, 6 de junio de 2014

Defensoría del Pueblo / PB

Lo primero que llama la atención de los excusados públicos masculinos de la planta baja de la Defensoría de la Ciudad de Buenos Aires, en Venezuela entre Piedras y Tacuarí, es que no hay mingitorio. Y uno duda sobre si se equivocó o no de puerta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario