viernes, 3 de febrero de 2012

La Ideal

Bar notabilísimo venido a menos, se sostiene gracias a las tardes de milonga que saben cultivar los purretes y bataclanas en el primer piso. Igual, sus baños conservan aquel aire de nostalgia porteña.


1 comentario:

  1. sabemos que lo mejor sucede arriba; y hasta nos atreveríamos a dejarnos cabecear para sacarle viruta al piso

    ResponderEliminar